Sudeste Asiático

   DIA 23  29-4-2009 PERHENTIAN-KUALA BESUT-KOTA BHARU-KUALA LUMPUR-HONG KONG
Vuelos, traslados, alojamiento, Metropark Mongkok. Por mar, por tierra, por aire, por debajo de tierra.  

El plan del día era para temerlo, pero salió todo volvió a salir muy bien, a pesar de que nuestro amigo Sunny nos hizo estar nerviosos. Lo que más temíamos era que no nos recogiera el barco en el Cocohut, una vez subidos en el taxi que nos llevaba al aeropuerto de Kota Bharu, ya nos tranquilizamos. Lo contaremos con los horarios, para que se pueda entender mejor.

7:00-8:00 Sonó el despertador, nos vestimos y desayunamos la terraza del Cocohut.

8:00-8:50 Esperamos impacientes a que viniera el barco a por nosotros al hotel. No fue puntual, por lo que preguntamos varias veces si habían avisado. Cuando apareció el barco nadie nos ayudó a llevar todo el equipaje por la arena de la playa. En el barco viajamos 7 personas y tardó unos 40 minutos en llegar a Kuala Besut.

8:50-9:50 Sorprendentemente, Sunny en persona nos esperaba en el muelle. Nos acompañó unos metros y nos indicó con qué señor debíamos ir en el taxi hasta el aeropuerto. Anduvimos unos metros hasta llegar a un viejo taxi, de la marca Mercedes. No habíamos visto nada igual, vaya tartana, ahora comprendíamos por qué Sunny cobraba lo mismo que lo que cobra un taxi al aeropuerto. No creo que a este hombre le diera ni la mitad del dinero porque nadie querría subirse a ese taxi. Además de lo mugriento y hecho polvo, las ventanillas traseras no se podían abrir porque el interruptor faltaba de la puerta. El aire acondicionado no creo que se hubiera inventado antes que este coche, así que únicamente un poco de aire que entraba por la ventanilla del conductor nos daba para respirar. Nos partimos de risa al ver que el velocímetro tenía el tope en 140 km/h en un Mercedes, pero lo mejor era que marcaba 120 km/h cuando no pasábamos de los 60. En una hora estábamos en el aeropuerto, bien sudados pero sin preocupaciones por el horario del vuelo. Durante el trayecto llamó Sunny al taxista para decirle que habían llamado del Cocohut para preguntar por la llave de la habitación. Me la había llevado en el bolsillo con la preocupación por el barco. Se la dimos al taxista para que la llevara de vuelta.

9:50-11:35 El aeropuerto de Kota Bharu es muy pequeño, moderno y opera unos 10 vuelos al día. La espera la aprovechamos para leer documentación sobre Hong Kong.

11:35-12:20 El vuelo duró menos de una hora. Volamos con Malaysia Airlines, en un avión muy chulo, con cada asiento de un color y con las azafatas vestidas con un traje típico.

12:20-16:40 Llegamos al aeropuerto internacional de Kuala Lumpur (KLIA). Recogimos las maletas y nos dirigimos a buscar el autobús que nos llevara al aeropuerto de Air Asia (LCCT). El aeropuerto KLIA es modernísimo, no tuvimos mucho tiempo para pararnos a verlo, pero nos pareció de los mejores del mundo. En la planta baja del aeropuerto están las paradas de autobús. No está muy bien señalizado cuál es el que lleva del KLIA al LCCT, pero preguntamos varias veces hasta que lo averiguamos. El autobús es muy viejo, cuesta 1,5 ringgit, que no es dinero, pero puede ser un problema si no se tiene dinero malayo. En 20 minutos llegamos al LCCT. Nos sobraban más de 3 horas, así que nos tomamos las cosas con tranquilidad. Comimos en un Mc Donald, enganchados al wifi del aeropuerto viendo correos electrónicos y noticias sobre la gripe A. Después nos sentamos en la Terminal de vuelos domésticos a esperar que saliera el horario y el mostrador de facturación de nuestro vuelo a Hong Kong. Hablamos con nuestras familias con nuestro portátil a través de skype, llevábamos una semana incomunicados en Perhentian. Por fin, sobre las 15:00 salió nuestro vuelo en las pantallas. Lo habían retrasado 20 minutos, ya que inicialmente estaba previsto para las 16:20. Facturamos con algo de miedo porque estaban siendo estrictos con las maletas, pero mantuvimos alguna mochila oculta hasta que abandonamos el mostrador. La sala de espera estaba bastante llena y había algo de desconcierto con el cambio de puertas para embarcar. Conviene preguntar varias veces incluso al entrar al avión por el destino al que se va. No me extrañaría que alguien hubiera ido en el vuelo equivocado ya que se sale a la pista y se va andando siguiendo a la gente, pero sin la certeza de a qué avión debes dirigirte.

16:40-20:20 El vuelo a Hong Kong fue un poco largo, pero muy entretenido. Lo llamamos el vuelo de los locos. Duró 3 horas y media, tiempo suficiente para ver lo colgada que puede estar alguna gente. Al lado de nosotros iba un chaval con un gorro de camuflaje tipo explorador. Se lo pudo quitar y poner unas 100 veces. Se dormía 5 minutos, se despertaba, abría la persiana de la ventanilla, la volvía a cerrar y se dormía de nuevo. ¿Quería ver por dónde íbamos? En los asientos al otro lado del pasillo iba un tío que no paró de hacer fotos con su cámara réflex durante todo el tiempo que duró el trayecto. Se las hizo a las azafatas, a los zapatos de las azafatas, a los asientos, a las maletas, a los pasillos, a nosotros. Era tal el ansia de hacer fotos que cuando se levantaba al baño le decía a su mujer que siguiera haciendo ella las fotos. En la fila de delante de nosotros iba una familia con varios portátiles y cada uno veía una película distinta. No pararon de tirarse cosas y darse golpes. A la hora de aterrizar, cuando dijeron que se apagaran los aparatos electrónicos, el de las fotos seguía a la suyo, una mujer seguía viendo las fotos de su viaje en la cámara, otro miraba su móvil y otro escondía su mp3 para que no lo vieran las azafatas que seguía funcionando. Eran los únicos que podíamos ver desde nuestros asientos. Debe ser un bulo lo de los aparatos electrónicos en los despegues y aterrizajes, si no no me explico que no haya más accidentes de avión en Asia. 

20:20-21:50 Recogimos nuestras maletas tras andar un buen rato por el aeropuerto de Hong Kong. Preguntamos en los mostradores de información por el Express Train porque no veíamos claras las indicaciones. Compramos la tarjeta que da derecho a usar el Express Train y 3 días de uso ilimitado de metro por 250 HK$. Es barato, ya que te devuelven 50 HK$ al entregar la tarjeta y es una forma muy cómoda y rápida de llegar Kowloon o Hong Kong Island. Nos subimos en el tren y alucinamos con lo moderno del mismo. Tardamos unos 20 minutos hasta la parada que nos habían indicado, hicimos un trasbordo al metro, seguimos otra parada, otro trasbordo y por fin salimos a la superficie a pocos metros del Hotel Metropark Mongkok.

A las 22:00 horas ya estábamos en nuestra habitación, bastante correcta y con internet por cable gratis. Apenas deshicimos las maletas, porque nos quedaban sólo 2 días de viaje. Bajamos a comprar a uno de los cientos de seven-eleven que hay por la ciudad, dimos una vuelta de reconocimiento a la manzana y nos subimos a comer algo a la habitación, antes de darnos una necesaria ducha y caer rendidos en la cama. 

Aquí podéis ver las mejores fotos de Perhentian      

Aquí podéis ver las mejores fotos de Perhentian bajo el agua   

 

Deja un comentario