Sudeste Asiático

 DIA 13  20-4-2009 SIEM REAP                            
    Banteay Srei, Preah Khan, varios templos. Grandes extensiones cubiertas de templos. 

Desayunamos a las 6:30 en el hotel, con caras de cansancio, por la paliza del día anterior y por algunos impresentables inquilinos. A las 7:00, de nuevo, Pao nos recogió para llevarnos a algunos templos lejanos de Siem Reap. Por suerte las carreteras en esta zona están asfaltadas, lo que hace que los trayectos no sean tan complicados y se puedan hacer en tuk tuk sin perder mucho tiempo. El primer templo del día fue el Pre Rup, templo de los más altos, con bonitas vistas desde su última plataforma. Es de los más antiguos, de ladrillo visto y piedra de arenisca, pero está bien conservado. Estuvimos solos durante la visita.

Desde allí hasta el siguiente templo hicimos un agradable trayecto, viendo aldeas, paisajes, escenas cotidianas… Al llegar al Banteay Srei (ciudad de las mujeres), comprobamos que era uno de los más visitados por la cantidad de tenderetes y vendedores que había antes de llegar a la entrada. De nuevo libros por 1$, guías de viaje por 2$, pañuelos, camisetas. Pasado este trámite, enseñamos nuestra acreditación, para poder pasar a ver este maravilloso templo. Está hecho de piedra de arenisca rosada, conserva los relieves muy bien, aunque hayan sido restaurados algunos. La imagen del templo con la jungla a sus espaldas es muy bonita. Aquí si había turistas, pero la mayoría eran japoneses de rebaño, con lo cual sólo había que esperar un poco para poder verlo tranquilo. A veces, desespera un poco ver la foto con gorro, sin gorro, con paraguas, con gafas, con pañuelo, haciendo la uve, pero si te lo tomas con paciencia puede ser divertido.

De camino al Banteay Samre paramos en una pequeña aldea junto a la carretera a probar el azúcar de palmera. ¡Qué rico, recién hecho! Vimos todo el proceso artesanal de elaboración y compramos 6 estuches envueltos en hojas. El Bantey Samre es otro gran templo, bien conservado, de varias plataformas de altura, con estatuas de elefantes en las esquinas. Más tarde paramos en el East Mebon y en el Ta Som. En este último, al final de todas las galerías hay una puerta envuelta por raíces de un árbol, formando una estampa magnífica. Además había bastantes niños a pesar de estar casi desierto el lugar. Nos hicimos varias fotos con ellos.Se nos hacía larga la mañana, pero no queríamos parar a comer, porque en todos los sitios hacía un calor que quemaba. Entramos en el Neak Pean, un complejo de estanques, todos vacíos por ser temporada seca. El estanque principal tiene 70 metros de lado, está rodeado por otros 4 de 25 metros de lado. Están representadas varias escenas míticas del budismo, que quedan cubiertas en la temporada de lluvias. El último templo del día el Preah Khan, merece una visita larga, pero no podíamos ya aguantar demasiado. Pao nos pidió que lo disculpáramos porque el iba a comer. El arroz que se tomaría a las 6:00, le había dado para aguantar hasta las 14:00, pero ya no podía más. Justos de fuerzas, recorrimos este extenso templo, solos porque nadie se atreve a esa hora a estar por allí. Al llegar a la puerta contraria de la que habíamos entrado, vimos otra escena de árboles sobre los muros que tanto nos gustan. Justo cuando nos íbamos llegó una familia camboyana a verlo. El camino hasta este templo es largo, pero más largo se nos hizo después de la mañana de visitas y de los más de 40º que hacía.

Hoy hacíamos las visitas de un tirón, sin volver a comer a Siem Reap. Llegamos justitos de fuerzas, pero aguantamos la paliza. Antes de llegar al hotel, pasamos por las lavanderías que habíamos dejado ropa para lavar. Por menos de 4€ nos lavaron más de 5 kg de ropa, incluido perfecto doblado y empaquetado. Ya en el hotel, nos dimos un baño en la piscina, encargamos 2 sándwiches para comérnoslos en la terraza y nos echamos un rato a dormir.

Hablamos con el responsable del hotel, por fin, ya que en el mismo día nos habían dicho que estaba durmiendo la siesta y de vacaciones en Tailandia. Hizo como si se interesara por las quejas, pero pasó bastante de todo. Salimos a dar una vuelta de nuevo por el centro, los mercados y la zona de restaurantes. Cenamos en Pub Street, en el restaurante Temple, dónde hay espectáculo gratuito diario de baile de 2 horas de duración a partir de las 19:30. El sitio está muy bien para cenar, muy barato también. Dimos una pequeña vuelta después de la cena, para irnos a dormir temprano. Íbamos al día siguiente a ver el amanecer y no sabíamos si podríamos dormir. Esta vez sólo estuvieron hasta las 23:30 en el bar del hotel que cierra a las 22:00. 

Aquí podéis ver las mejores fotos de Siem Reap (Angkor)  

 

Deja un comentario