Riviera Maya

Riviera Maya (México)

 

En el año 2006, planteamos nuestro viaje con unos amigos a una de las zonas del Caribe más interesantes. Cogimos un paquete de viaje a buen precio para el Hotel Maeva, justo al lado del devastado Xpu-Ha. Reservamos 7 noches con todo incluido por 780€ en la agencia de viajes del barrio de Diana en Madrid, como habíamos hecho otras veces. Tuvimos la suerte de ir acompañados de nuestros amigos Juanlu y Olga.

 

Llegamos al aeropuerto de Cancún, aeropuerto al que se llega en los viajes a la Riviera Maya y nos llevaron en autobús al hotel en la Riviera Maya. Nuestra habitación estaba muy bien, era muy amplia y el minibar siempre estaba cargado. El hotel era sencillo, nos gustaba el ambiente relajado. Estaba plagado de coatíes y gatos que salían tras el desayuno a la espera de los huéspedes. Los coatíes eran tremendamente osados, se les podía dar de comer en la mano y si te descuidabas te quitaban la comida. Fue muy divertido estar con ellos cada día un rato.

 

La playa era muy amplia y muy larga y comunicaba varios hoteles. Dando un pequeño paseo en dirección a Playa del Carmen, había zonas de playa con agua muy transparente. Algunos días dábamos paseos para bañarnos en esa zona. En el hotel tenían una red de voley playa en la que disfrutamos tardes de nivel. Un chico jugaba en la 2ª división italiana y una chica con la que jugué varios partidos de pareja, resultó ser de la selección italiana de voleibol (Chiara di Iulio). Lo flipé cuando me enteré.  La estancia coincidió con el mundial de fútbol, por lo que siempre solía estar animado el bar principal. En general se estaba muy bien en el hotel.

DSC05570

 

Hicimos varias excursiones, todas por libre excepto la de Chichen Itzá, que contratamos en una agencia local de Playa del Carmen. Ahorramos bastante dinero, porque moverse con agencias españolas era carísimo.

 

 

Tulum y cenote Hidden World: Con un transporte colectivo llegamos a la entrada de Tulum. Accedimos al complejo y paseamos bajo un calor insoportable por las ruinas plagadas de Iguanas. Las vistas son impresionantes desde la fortaleza que da al mar. Bajamos a darnos un baño, que fue imprescindible por la temperatura que hacía. A la vuelta paramos en un cenote y vivimos una experiencia muy recomendable recorriendo a nado un rio subterráneo en el que apenas había espacio para el paso de una persona. No llegó a ser claustrofóbico pero no es recomendable para personas aprensivas. Nuestro guía era lo más parecido a un pirata que he visto nunca, le daba a la excursión aún más interés.

 

Chichen Itzá, Valladolid y cenote: Esta excursión de día completo la contratamos por 35€ por persona. Nos llevaron en un gran autobús hasta Chichen Itzá, nos dejaron más de medio día para visitarlo. El calor era insoportable y apenas hay sombra. El lugar es increíble y las historias de lo que allí ocurría también lo son. El canto del quetzal al dar palmadas frente a la pirámide principal nos dejó alucinados. A la vuelta paramos media hora en la plaza principal de Valladolid y nos bañamos en un cenote espectacular, en que se celebra mundiales de clavados.

 

Cozumel: Fuimos a pasar un día a Cozumel cogiendo el ferry desde Playa del Carmen y contratamos una excursión de snorkel para nosotros cuatro. No vimos demasiado porque estuvimos en una zona muy próxima al puerto. La anécdota fue que encontramos una pequeña raya que cabía en la palma de una mano. Al monitor le picó al ponerla sobre su mano y pasó un buen rato de dolor.

 

Pasamos una mañana en el hotel Xpu-Ha, que estaba prácticamente cerrado porque apenas había podido ser reconstruido tras un gran huracán. Aún así las instalaciones estaban muy bien. También fuimos una tarde a Playa del Carmen a contratar excursiones, cambiar dinero y pasear.

 

Se nos hizo muy corto el viaje y nos quedamos con ganas de ir a Cobá, a Xel-Ha, a la frontera con Belize… Lo pasamos muy bien en el viaje, en el que cada día llegábamos agotados a dormir.

Deja un comentario