Polinesia Francesa

DIA 1  23-05-2007 MADRID-NUEVA YORK-PAPEETE 
Vuelo de ida, lecturas de relatos, aeropuerto JFK, entrada en el paraíso

Hemos dormido hoy en Madrid y a primera hora de la mañana nos ha llevado la madre de Diana al aeropuerto. Nosotros tenemos esta comodidad, pero también se puede llegar en coche al barrio de Barajas y aparcarlo cerca del metro. Es la manera más económica de plantear un viaje saliendo desde Madrid. Ya en el aeropuerto hemos notado lo que supone pisar suelo estadounidense. En la cola para facturar, se ha acercado un señor que hablaba bastante mal español, para hacernos unas 15 preguntas, pedirnos todos los papeles del viaje y hacernos sentir que íbamos a hacer algo malo en Estados Unidos. Algunas preguntas han sido tan impactantes como: “¿Está usted seguro de que ha hecho usted la maleta?”, “¿Está usted seguro de que no lleva ningún arma en su maleta?”, “¿No será su mujer la que ha hecho la maleta?”. La verdad es que el hombre ha sido bastante desagradable.

 

Este primer trayecto entre Madrid y Nueva York lo hemos hecho con Delta Airlines. No se nos ha hecho muy largo ya que llevábamos documentación para leer, teníamos anécdotas de la boda que recordar y sobre todo, llevábamos la alegría en el cuerpo de haber encontrado el día antes un sobre con un billete de 500€ (que era para el DJ de la boda) que se había perdido y apareció en el coche de mis padres.

 

En poco más de 8 horas hemos llegado al aeropuerto JFK de Nueva York. Hemos tenido que cambiar de terminal y pasar el control de inmigración, aunque sólo estábamos de tránsito. Tras pasar por varios pasillos y salas un poco desangeladas, por fin hemos ido a la espera del avión que nos llevaría al paraíso.

 

El segundo trayecto ya ha sido bastante más pesado. Aunque llevábamos la misma ilusión, el avión de Air Tahití Nui ya te deja sentir que vas a un lugar especial y parte del trayecto ha sido de madrugada para nosotros, 13 horas de vuelo son muy duras. Más cuando ya llevas otras 8 con sus trámites. En el avión te tratan muy bien, te dan tu set de viaje decorado con las flores de tiaré y varias comidas, casi demasiadas.

 

Por fin a la 1:00 de la madrugada hemos llegado al aeropuerto de Papeete. La paliza ha merecido la pena. Nada más llegar a la pequeña terminal te cuelgan el collar de tiaré, que huele de maravilla, y hay un pequeño grupo cantando. Te sientes tan bien, que se te olvida lo que llevas encima y te metes de lleno en el paraíso. Nos parecía raro no ver gente saltando de alegría por estar allí, aunque sólo sea en el aeropuerto. Si además vienes de EEUU, alucinas cuando la máxima preocupación que tienes en inmigración es que no se olviden de poner el sellito en tu pasaporte, con la flor de tiaré, que ponga Polinesia Francesa. Son los de inmigración los que te tienen que soportar a ti en este caso.

 

Al salir de la terminal, nos esperaba un agente con nuestro nombre para trasladarnos en coche al hotel. Ha sido bastante gracioso, ya que el hotel se encontraba justo al salir del aeropuerto, se podía ir andando, pero bueno, se agradece que te orienten y te llevan las maletas. Eran las 1:30, hicimos el check-in y subimos a la habitación. Estábamos alojados en el Airport Tahití, un hotel correcto, muy sencillo y muy recomendable si sólo se quiere esperar para enlazar un vuelo. Tras una ducha, nos hemos ido a dormir a las 2:00. ¡Estábamos en el paraíso! (Bueno, en la sala de espera)

 

Deja un comentario