Tailandia, destino completo

Tailandia es el país perfecto para comenzar a conocer el sudeste asiático si nunca se ha viajado a este extremo del mundo. Tailandia ofrece al viajero una infinidad de atractivos, a muy bajo precio,  de fácil acceso y con buenas condiciones de seguridad, en las circunstancias actuales. Si se puede, en un viaje de un mes se puede recorrer en coche, autobús, barco y algún vuelo low cost.

El aeropuerto internacional de Bangkok está muy bien comunicado. Varias compañías vuelan desde España, la mayoría con 1 escala casi apetecible para tener un descanso. Qatar Airways y Emirates son las compañías que con mayor frecuencia y mejores precios vuelan. Ocasionalmente, otra decena de compañías lanzan ofertas, por lo que prácticamente durante todo el año se puede volar por menos de 600€ (i/v) desde España a Tailandia. También es posible la entrada en el país a través de los aeropuertos de Chiang Mai y Phuket. Desde el aeropuerto de Bangkok a la ciudad es muy cómodo y tiene un precio muy razonable el traslado en taxi.

En Bangkok hay que pasar al menos un par de noches al llegar para visitar algunos de los lugares más impresionantes del mundo. El Palacio Real, el Wat Arun, el Wat Po, el inmenso río rodeado de templos…  Aunque la sensación al moverse por la ciudad es de agobio por la temperatura, la humedad y la polución, se agradece tener a mano en cada calle Singhas fresquitas a 0,50€. En esta primera parada, se pueden visitar los primeros mercados, tanto callejeros como en grandes y lujosos centros comerciales. Es mejor guardar algunos días antes de la vuelta para comprar en estos mercados. De hecho en Chatuchak se puede pasar un día entero. Si se va con tiempo o se va a hacer el recorrido por tierra, hay que pasar por Ayuttaya, la antigua capital de Tailandia.

Chiang Mai es la capital cultural del país, a la que se puede llegar en avión con vuelos muy baratos desde Bangkok. La ciudad resultará es muy tranquila comparada con Bangkok, si bien el ambiente en el mercado nocturno es muy animado. Un recorrido a pie por la zona de templos en el interior de la zona del foso es un paseo repleto de belleza y de cultura. Después de haber visitado estos templos, uno se imagina que subir al Doi Suthep va a ser una experiencia inolvidable. Se puede ir en tuk tuk o se puede ir con un conductor y aprovechar para hacer algunas visitas más. La más demandada es la visita a los campos de elefantes para dar un paseo subido en este impresionante animal. Si se tiene tiempo, subir a Chiang Rai y hacer algún trekking, o simplemente pasear por las zonas poco pobladas hace disfrutar enormemente de la naturaleza y de la población.

Se suele terminar el viaje en una o varias zonas de playa. Dependiendo de la época del año, el monzón azota la zona este o la zona oeste. Si coincide con el buen tiempo en Koh Samui, recomendamos pasar por Koh Tao y bucear. Si además coincide con la luna llena, la Full Moon Party de Koh Pha Ngan es uno de las mayores fiestas del mundo y se debe conocer.

Tailandia
Bastante más bonita es la zona oeste. Phi Phi es el mejor lugar para disfrutar de unos días de playa, si bien toda la zona de Krabi es muy recomendable para hacer excursiones a las distintas playas e  islas. El buceo también es muy bueno. Las playas junto a las montañas kársticas con agua turquesa son de las impresionante belleza. Hay que organizarse alguna excursión muy temprano, con muy poca gente, para disfrutar, disfrutar tanto hasta llegar a la emoción.

En general, hay muchas situaciones y lugares en los que en Tailandia se puede sentir mucha emoción, la emoción de haber vivido alguna ocasión única en la vida.

Deja un comentario