Maldivas, un paraiso estable

Son dos ocasiones las que hemos tenido para visitar Maldivas. La primera vez lo hicimos en 2002, gracias a una oferta de las que ya no se encuentran. Estuvimos en Meeru durante una semana, en una isla con un hotel discreto. Nos consta que este hotel ha sido remodelado y ahora es un hotel de calidad. Aunque sólo pasamos una semana y pasábamos más de la mitad del día en el agua, nos marcó tanto aquel lugar que siempre lo llevamos en la mente.

La segunda vez viajamos en 2013, gracias a nuestra colaboración con Arenatours, el único touroperador español especializado en Maldivas. Estuvimos en Kuramathi, una de las islas más grandes de Maldivas. Comprobamos que si bien la vida marina sigue siendo impresionante, las infraestructuras de los resorts han avanzado notablemente.

Maldivas ofrece lo que mucha gente sueña: Playas solitarias, aguas transparentes, villas de lujo, arrecifes coralinos interminables… Es el lugar perfecto para desconectar de un año duro de trabajo, aislados del resto del mundo, relativamente incomunicados. Es fácil adivinar que como destino de luna de miel es de los más escogidos, pero sorprende comprobar como muchas familias con niños muy pequeños pasan allí sus vacaciones.

Maldivas

Las islas Maldivas están situadas en medio del Océano Índico, a más de 500 km del continente asiático. Para acceder a la mayoría de las islas se utiliza un hidroavión en el que se puede contemplar desde el aire el paraíso. No cabe otra definición cuando se comprueban las pequeñas islas, rodeadas de arrecifes. Sorprende ver que realmente son pocas las islas habitadas y también pocas las islas que tienen un hotel. Pronto se puede saber que se ha llegado a un país especial.

Maldivas es uno de los países más estables. No hay ataques terroristas, no hay problemas políticos, es muy raro que sufra algún desastre natural… La única amenaza a largo plazo era el cambio climático, que haría sumergirse en unos cientos de años a la mayoría de islas. Ahora se comprueba que incluso algunas islas han emergido unos centímetros debido al movimiento de las placas tectónicas. Los únicos defectos que vemos a Maldivas es que crea añoranza a quién lo visita y la extremada tranquilidad de sus islas. Se suele decir, que una pareja que va a Maldivas una semana vuelve embarazada y si va dos semanas vuelve divorciada.

 

Deja un comentario