Andorra

Andorra es uno de los países más pequeños del mundo en cuanto a tamaño y uno de los gigantes del esquí mundial. Con poco más de 75.000 habitantes, recibe a 9 millones de turistas al año. La mayoría de este turismo llega gracias a sus 2 principales estaciones de esquí. Las estaciones de Vallnord y Grandvalira suman 285 km esquiables, 110 remontes, 177 pistas, de las cuales 31 son verdes, 61 azules, 57 rojas y 28 negras. Con estas instalaciones los esquiadores tienen mucho donde elegir. Dos estaciones de esquí a pocos kilómetros de distancia permiten planificar unas vacaciones con varias posibilidades de alojamiento, ya que desde la capital tan sólo hay 28 kilómetros en el caso más apartado. Además existe la posibilidad de disponer de un abono para esquiar en ambas estaciones.
El esquí de calidad está garantizado durante toda la temporada. Existen más de 1300 cañones de nieve que garantizan más del 50% de la superficie esquiable. Los servicios para los esquiadores están dimensionados para temporadas de máxima ocupación, con múltiples escuelas, con cerca de 1000 monitores de esquí, guarderías y jardines de nieve.
La principal ventaja de Andorra son sus precios. Los forfaits, aunque no son baratos, compensan su precio con el de los alojamientos. El alojamiento, con más de 32.000 camas, es de lo más variado y con una relación calidad precio muy aceptable. De hecho sorprende ver precios tan bajos en algunos hoteles en Andorra en temporada alta, incluido navidades. Hay hoteles de 2 estrellas, albergues y apartamentos de particulares que pueden suponer un gran ahorro si se busca con antelación. Pocos son los hoteles a pie de telesilla, pero muy recomendables para los que no quieren desplazarse en coche.
Las actividades de ocio en Andorra son de lo más variado. En Andorra está la mayor galería comercial de Europa, con más de 1500 comercios, con los conocidos económicos precios de este país. Como curiosidad, los productos farmacéuticos son unos de los más demandados. También hay variedad de actividades deportivas para practicar si aún quedan fuerzas los días de descanso. El ocio nocturno y la oferta de restauración son suficientemente variados como para pasar una semana muy amena, en caso de que el tiempo no acompañe.
En resumen, Andorra posee dos estaciones de esquí de gran tamaño, con multitud de servicios, actividades, restaurantes y alojamiento. Durante 5 meses cada año, la actividad del país gira en torno al esquí, que deja grandes beneficios en restaurantes, hoteles y comercios.

 

Plano Grandvalira

 

Deja un comentario